PRINCIPIOS ÉTICOS DEL/LA CANDIDATO/A DE “SOMOS VELILLA”

“Somos Velilla” nace como instrumento al servicio de la Asamblea Vecinal de Velilla de San Antonio. La Asamblea está abierta a la participación de todos los vecinos y vecinas y se convoca de modo abierto y público.

Las propuestas, candidatos y proyectos en general, se deciden en Asamblea, por voto directo y personal, agotando el debate para llegar a consensos y, solo de modo excepcional, se adoptan decisiones por mayoría amplia.

Los vecinos y vecinas no nos sentimos representadas/os y hemos perdido la confianza en los partidos tradicionales y la corporación municipal. Decidimos presentar candidatura y actuar políticamente en Velilla de San Antonio por la situación gravísima de crisis y por el abandono que estamos sufriendo.

Nuestra aspiración de auditar las decisiones políticas de los últimos años, de acabar con la falta de transparencia, y de poner al servicio de todos y todas nuestro Ayuntamiento, explica el porqué ciudadanas y ciudadanos absolutamente alejados de la política profesional, hemos decidido tomar el futuro en nuestras propias manos.

Los/as candidatas/os de “Somos Velilla” asumen libre y voluntariamente (por escrito) los siguientes principios y compromisos éticos:

–    Ni creemos en la delegación, ni creemos en la representación. Por lo tanto, y en tanto no se consiga disponer de un Concejo Abierto, la Asamblea Abierta a Vecinos y Vecinas será el instrumento que dicte nuestra acción política, y pondremos toda nuestra intención en traducir, de modo aséptico, las decisiones de la Asamblea.

–    Ajustaremos nuestras posibles retribuciones a lo que la Asamblea decida como “retribución decente”; daremos cuenta, con toda transparencia, de las cantidades recibidas y, si la asamblea decide que tenemos que rechazar alguna retribución no justificada, así lo haremos. Si el resultado obtenido en las elecciones nos permite decidir sobre este extremo, someteremos a consulta popular las retribuciones de toda la corporación municipal, y el resultado de esa consulta será aprobado en Pleno.

–    Nuestra primera acción política será la auditoría de la situación del Ayuntamiento. Auditaremos deudas, estructura, procedimientos, decisiones, privilegios y redes clientelares y, por supuesto, la información será accesible para todos los vecinos y vecinas del pueblo.

–    Después de la auditoria, y aclarando cuáles son los recursos disponibles, corresponde al pueblo participar en los presupuestos y en el establecimiento de prioridades.

–    Nos comprometemos, no solo a no admitir, sino también a denunciar cualquier intento de influir en nuestras decisiones por parte de intereses privados.

–    Nos opondremos, sin reservas, y denunciaremos cualquier forma de violencia y discriminación. Cuando hablamos de violencia, hablamos de violencia física, psicológica, racial, sexual, económica… Entendemos que negar o desatender las necesidades básicas de toda la población es la primera acción de violencia por parte de las instituciones. El sufrimiento y la desesperación que sufren muchos de nuestros vecinos y vecinas, la desnutrición de niños y niñas, las amenazas de desahucio, el paro y la falta de futuro económico y laboral son, para nosotros y nosotras, la prioridad indiscutible.

–    Pondremos especial atención a evitar y denunciar distintos niveles de corrupción, que pueden ir desde la grosería del “sobre” hasta compensaciones más sutiles, a modo de puestos de trabajo en empresas beneficiadas por decisiones municipales para familiares y amigos.

–    La bolsa de empleo, la oferta de empleo público o los acuerdos que se puedan tomar con empresas instaladas en el municipio, serán presididos por la transparencia y la equidad. En ningún caso admitiremos compensaciones a cambio de degradar el medio ambiente, o poner en riesgo la vida y la salud de las vecinas y vecinos del pueblo.

–    Someteremos a consulta y referéndum las decisiones más complejas; abriremos a la participación de colectivos afectados todo lo que sea posible. Entendemos que si los vecinos y vecinas se han alejado del Ayuntamiento, es porque entienden que los procedimientos de participación que se han implementado hasta este momento han estado manipulados. No se entiende, por ejemplo, que el programa de fiestas, no cuente con los vecinos que gustan de las tradiciones, y que eso no sea compatible con la participación de los más jóvenes en la toma de decisiones.

–    El compromiso de renuncia al cargo público en caso de perder la confianza de la Asamblea, y más en caso de ser imputado, procesado o condenado por falta o delito relacionado con su cargo y que, en cualquier caso, incluirán siempre los delitos de: corrupción, económicos, acoso sexual, violencia de género, pederastia, maltrato infantil y contra los derechos de los trabajadores, ecológicos y urbanísticos.

–    Los candidatos y candidatas asumimos un compromiso de honestidad, de transparencia, de consulta a la asamblea, de apertura de espacios de participación, de atención prioritaria a los más desfavorecidos. Y todo en un clima de comunicación, participación, libertad, no discriminación y no violencia.

Anuncios