Moción contra el TTIP, TIPSA, CETA y otras monstruosidades neoliberales

El grupo municipal SOMOS VELILLA por mandato de su asamblea a los cuatro concejales presentes en este pleno, y por medio de su portavoz, y al amparo de lo dispuesto en el Reglamento de Organización de la Entidades Locales, presenta, para su aprobación, la siguiente moción relativa a la Declaración de Velilla de San Antonio como municipio opuesto a los tratados del TTIP, CETA y TIPSA y, en general, a todo acuerdo internacional que ponga por delante de los derechos humanos, sociales, laborales y medioambientales, intereses económicos, financieros y especulativos.

Negociaciones secretas, votaciones apresuradas y tramposas, argumentos incompletos y toda una serie de maniobras oscuras, marcan el nuevo/viejo estilo de estos tratados de “liberalización” del comercio, de privatización de servicios y de desregulación en materia laboral, medioambiental o de salud, para eliminar “barreras” a las relaciones financieras, económicas y comerciales entre áreas muy concretas del planeta…

El TTIP es un tratado de libre comercio entre la UE y EEUU; dos economías que representan el 60% de PIB mundial, se ponen de acuerdo, en secreto, para facilitar la libre circulación de capitales, negocios e inversiones y van a necesitar de la complicidad, primero del parlamento europeo y después de los parlamentos nacionales para eliminar toda directiva y toda limitación legal a sus inversiones y negocios. Ni siquiera quieren someterse a los tribunales convencionales y, por supuesto, tampoco se les pueden aplicar las limitaciones legales en materia de derechos sociales y laborales, en materia de protección de la salud, en materia de protección del medio ambiente, y lo que todavía permanece activo de lo que fue esta construcción incompleta de derechos y libertades llamada Europa. Ellos ponen las condiciones y las instituciones europeas se acomodan obedientes.

El TISA, es un tratado que están negociando 50 países y que obliga a los estados, autonomías y ayuntamientos a rendir cuentas a las empresas prestadoras de servicios; un tratado pensado, no solo para privatizarlo todo sino para dejar a un lado razones sociales, culturales o medioambientales, y poner por delante sus razones económicas o de eficacia. Es aún más oscuro y secreto que el TTIP, ya que pone en el punto de mira los servicios.

El CETA, es un tratado entre la UE y Canadá y es un auténtico Caballo de Troya, ya que contiene algunos de los elementos más regresivos del TTIP como el ISDS (el mecanismo de resolución de disputas entre inversores extranjeros). Se comenzó a negociar en 2009 y contiene también clarísimos elementos desreguladores y privatizadores.

La incompleta construcción europea presidida por la socialdemocracia, no llegó en ningún momento a culminar nuestras aspiraciones de democracia, derechos, libertades públicas, distribución de los recursos y protección de la salud y el medio ambiente. Sin embargo, ahora vemos cómo, los mismos que no completaron la construcción, se alían con los elementos más conservadores para abrir el paso a los intereses de voraces multinacionales. También estamos viendo que algunos socialdemócratas se pliegan del lado de la decencia y se niegan a entregar su voto; y nos consta que eso mismo está ocurriendo en algunos de los municipios en los que se están presentando mociones como esta. Entre el abrazo impúdico de los que se autocalifican como socialistas con la derecha política y económica, y la decencia de los que aún podemos reconocer como compañeros y compañeras de lucha, se está abriendo un abismo. Mañana, cuando la implementación de estos acuerdos deje un rastro de millones de parados, de derechos laborales y sociales arrasados, y la abolición de las más elementales libertades públicas, sabremos reconocer a los cómplices de la ignominia; y si, al final, se impone la voluntad de los pueblos, también reconoceremos a los compañeros y compañeras que se negaron a vender su voto y su voluntad.

No compartimos intenciones ni argumentos con los que se oponen a estos tratados invocando extrañas soberanías o identidades regionales o nacionales. No queremos una Europa aislada de otros pueblos, y no nos incomoda la circulación de capitales no especulativos, y menos la circulación de personas o la convergencia de culturas diversas.

La soberanía Europea no es la soberanía del BCE, ni la soberanía nacional es la de las entidades bancarias o las tradiciones ultraconservadoras. La amenaza de estos tratados es una amenaza real a los pueblos, y es la soberanía de estos pueblos y su capacidad para establecer relaciones con otros pueblos, la que debe cerrar el paso a la manipulación de las grandes corporaciones.

Desde esta pequeña localidad plantamos cara a la amenaza de las todopoderosas corporaciones, y proponemos al Pleno los siguientes

 

ACUERDOS

 

1- Declarar nuestra absoluta insumisión a todo recorte de derechos y libertades dictada por acuerdos como el TTIP, TISA y CETA. Nuestro compromiso en la defensa de nuestro medio ambiente, nuestra salud y los servicios públicos que aún disfrutamos, y los que seamos capaces de recuperar.

2- Establecer relación con municipios en los que se hayan adoptado resoluciones similares y articular un plan de movilización y presión para evitar la firma de los tratados.

3- Abrir el debate y la información pública de los efectos y consecuencias de los tratados, invitando sin censuras a las organizaciones, técnicos, o simplemente ciudadanos, que quieran aportar su punto de vista.

4- Trasladar el contenido de esta moción a todos los diputados presentes en el parlamento europeo, el parlamento de la nación y la comunidad de Madrid, proponiéndoles un acto de insumisión a todo trámite que facilite la implementación de estos tratados.

5- Por último, trasladar también este acuerdo a todos los municipios de la comunidad de Madrid, junto con la invitación a sumarse a este acto de oposición a los tres tratados mencionados.

Anuncios