MOCIÓN PARA LA CREACIÓN DE UNA COMISIÓN DE TRABAJO PARA LA IMPLANTANCIÓN DE RESIDUOS 0 COMO MODELO ALTERNATIVO DE GESTIÓN DE RESIDUOS MUNICIPALES

Exposición de Motivos

Tal y como recoge la “Carta de las Ciudades Europeas hacia la Sostenibilidad”, conocida también como “Carta de Aalborg”, de 1994:

“La sostenibilidad ambiental significa preservar el capital natural. Requiere que nuestro consumo de recursos materiales, hídricos y energéticos renovables no supere la capacidad de los sistemas naturales para reponerlos, y que la velocidad a la que consumimos recursos no renovables no supere el ritmo de sustitución de los recursos renovables duraderos. La sostenibilidad ambiental significa asimismo que el ritmo de emisión de contaminantes no supere la capacidad del aire, del agua y del suelo de absorberlos y procesarlos.

La sostenibilidad ambiental implica además el mantenimiento de la diversidad biológica, la salud pública y la calidad del aire, el agua y el suelo a niveles suficientes para preservar la vida y el bienestar humanos, así como la flora y la fauna, para siempre.”

En la actualidad sin embargo, la excesiva generación de residuos, su masivo tratamiento mediante eliminación (vertido, incineración y co-incineración) y la  incineración de gas de vertedero, generan serios impactos medioambientales sobre la salud de las comunidades que viven cercanas a las infraestructuras de gestión de estos residuos. Tiene además una connotación más global por  la afección que genera la extracción y derroche de valiosos y escasos recursos naturales.

No se cumplen los objetivos del actual Plan Regional de Residuos Urbanos de la Comunidad de Madrid (2006-2016). La realidad es que desde 2006 hasta el 2014  el 100% de los residuos orgánicos junto con lo rechazado de la bolsa amarilla y la gestión mayoritaria por medio de la bolsa de residuos mezclados, acaban en depósito controlado.

Por tanto:

La Ley 22/2011, de 28 de julio establece que la priorización en el tratamiento de residuos es:

– Prevención

– Reutilización

– Reciclado

-Como última instancia contempla tratamientos finalistas como la valorización energética y el vertido, que no resuelven el problema de gestión, sino que lo agravan.

Desde las instituciones públicas tenemos la obligación de aplicar el principio de prevención, el cual obliga a tomar medidas para reducir la generación de residuos, dado que el actual modelo de gestión produce daños en el medioambiente y en la salud. Estos daños son demostrados por el estudio de investigadores del Instituto de Salud Carlos III (anexo I).

La zona que nos rodea ya está saturada de instalaciones dedicadas a la acumulación y tratamiento de residuos, muchas de ellas muy próximas a zonas residenciales. Algunas de dichas instalaciones a destacar que se encuentran activas actualmente son:

  • Planta de Lodos de Loeches
  • Planta de tratamiento de materiales específicos de riesgo de Valverde de Alcalá
  • Depuradoras de aguas residuales de Torres de la Alameda, Velilla de San Antonio y San Fernando de Henares
  • Complejo de Valdemingomez
  • Depósito de Residuos industriales y peligrosos de San Fernando de Henares
  • Vertederos ilegales de Rivas
  • Cementera de Morata de Tajuña
  • Vertedero de Alcalá de Henares

Así mismo dicha zona ya ha sufrido la contaminación por parte de las siguientes actividades que han desaparecido hace poco, pero de las que todavía perdura el daño medioambiental y el impacto en la zona.

  • Laguna de aceite tóxicos de Arganda
  • Rendija I en Mejorada del Campo.
  • Rendija II en Mejorada del Campo.
  • Productos Liébana S.L. (incineración de animales) activa hasta hace muy poco.
  • La fábrica de Arlita, la cual ha estado activa durante más de 30 años.

Sumado a la gravedad de la realidad descrita anteriormente, parece que para las autoridades no es suficiente impacto el consecuente deterioro que ha sufrido la región sureste de la Comunidad de Madrid por las infraestructuras anteriores, sino que se están gestionando nuevos proyectos nocivos para nuestra salud, como el del Macrovertedero de  Loeches, todo ello sin contar con la opinión y la participación de la ciudadanía.

En contrapartida a la nefasta gestión de residuos que se lleva a cabo en general en la Comunidad de Madrid, la alternativa Residuo Cero está demostrada que es funcional. Este modelo de gestión ya está siendo aplicado, en distinto grados, en otras ciudades españolas y europeas. Posee positivos y significativos resultados, mediante el sistema de recogida selectiva y separación en origen de la materia orgánica y otros materiales reutilizables y reciclables.

La gestión de los residuos urbanos debe ser inocua,  ha de tener carácter local y estar de acuerdo con el Protocolo Residuo 0. Todo lo demás es perpetuar una política que perjudica la salud  de la ciudadanía y del entorno natural, con los consiguientes gastos sanitarios públicos y el coste incalculable, que no cubre ni el dolor, ni el sufrimiento de las personas que se vean afectadas por enfermedades derivadas por la actividad de dichas instalaciones, como ya se ha demostrado con estudios científicos a los que se hace referencia.

ACUERDOS:

 

Reconociendo la urgencia en la necesidad de cambiar el modelo para dejar de depender de grandes infraestructuras de eliminación que afectan al medio ambiente y la salud de la personas de los municipios colindantes y cercanos, solicitamos:

1.- Rechazo frontal a la instalación del macrovertedero de Loeches a nivel municipal y en la mancomunidad del Este.

2.- Crear una comisión de trabajo para implementar un modelo de gestión de generación de Residuos Cero con la participación de los grupos políticos municipales y la sociedad civil.

3.- Se pide a este ayuntamiento que requiera formalmente a la Comunidad de Madrid para la creación de una Estrategia de Residuos Regional 2016-2026 que sustituya a la actual y obsoleta estrategia, y que  establezca como objetivo de la gestión de residuos en nuestra región el Residuo Cero.

4.-Realizar campañas de sensibilización y participación ciudadana, en las que la población sea informada sobre la gestión actual de sus residuos, los impactos generados y las alternativas existentes así como los beneficios que conllevan dichas alternativas.

5.-Que se valore que la recogida de residuos urbanos, pase a ser una gestión municipal y no por empresas externas.

Para ello se solicita un estudio de los costes actuales y cuales serían si dicha gestión pasara a ser municipal, y en tal caso valorar dicho estudio y ver su viabilidad y puesta en marcha.

-Revisar los contratos actuales de gestión de residuos, Y si los mismos pueden ser modificables,  para que paulatinamente se pueda proceder a implantar un proyecto residuo 0 de recogida selectiva..

-Control y seguimiento de la recogida de residuos actual y ver que se cumplen dichos contratos y que no se están mezclando los residuos urbanos y otro tipo de residuos (envases) etc. en su recogida.

Anuncios